Literatura universal

La Literatura de la Baja Edad Media: Europa, África y Asia.

Viernes, 02/02/2018

Desde el siglo XI hasta el siglo XV.

Nacimiento del teatro medieval en una obra sagrada sobre la resurrección de Jesucristo en el siglo X. El primero en España es 'El auto de los reyes magos' de un escritor anónimo del siglo XII. Desde el siglo XI cuando comienzan a aparecer las lenguas neolatinas. El latín está siendo sustituído con los nuevos idiomas que proceden de él. Ejemplo de esto son los cantares de gesta como El Cantar de Roldán. Gesta son los hechos realizados por alguien, o también, la historia de esos mismos hechos. Cantar de Gesta es la narración de estos hechos, y se hacía cantando. Los romans caballerescos de los siglos XII y XIII son los antecesores de los libros de caballerías del siglo XIV y XV en prosa. A finales del siglo XIV desaparecen las gestas y aparecen los primeros romances y se apuntala el auge de las novelas de caballerías. Esta época llega hasta el siglo XV, con el Renacimiento.

960 o 970 Infantes de Sala, o Lara (o Los siete infantes de Lara), por un anónimo en España. Sobrecogedor romance, cantar de gesta.
«De Zamora salen, junto al conde de Castilla, Garci Fernández, muchos de León y de Portugal tras las bodas de Rodrigo (Ruy) Vázquez y doña Lambra y llegan hasta Burgos. Doña Lambra se queja a don Rodrigo de que cuide a los sobrinos. Cuando en el campo, Nuño Salido ve un águila cabdal ferrera sobre un pino y cae muerte, es considerado como mal augurio. Al poco llegan moros, y Nuño Salido acusa de traición a don Rodrigo. Cuando ven a los infantes apeados y desarmados les matan los caballos y Ruy V(el)ázquez da órdenes a los moros de descabezarlos y lo hacen, pero el infante Gonzalo González se acerca a los moros y los combate matando a 20, pero los heridos le reducen y lo descabezan. Ruy Velazquez dice que sus tierras ya son libres y no tiene nada que temer ni de Castilla ni de Lara. Alicante, el vasallo, dice que esto saldrá caro. Se va a Córdoba y dice a Almanzor que han cortado ocho cabezas de alta sangre. Mandan un mensaje a Gonzalo Gustioz, el padre de los infantes que va a Córdoba donde ve una manta con las cabezas en polvo y sangre de sus hijos y de su mentor Nuño Salido. Toma una espada, sale al corral y mata a todos los moros que ve, hombres o mujeres y Almanzor se emociona. Regresa Gonzalo, y limpia todas las cabezas mientras habla con ellas. Almanzor llora y dice que no morirá, le ofrece a su hermana que le consuela. En Córdoba, Mudarra le cuentan que no tiene padre, sino que es Gonzalo Gustioz. Mudarra dice a Almanzor que quiere irse a buscarlo. Se arma junto con otros 300 y marcha. Por el camino muchos moros le ayudan hasta que llega a Salas, a una iglesia a orar donde ve las siete cabezas. Se presenta ante Gustioz que le niega ser su hijo. Mudarra contesta que aunque no le reconozca, que le permita la venganza y su madre, doña Sancha dice que sí es su hijo y se lo permiten. Marchan Mudarra y Gustioz, llega al castillo Urçejo que toman en tres días matando a todos. Ruy Velazquez abandona su castillo de Amaya porque se ve cercado y se va con 200 caballeros. Y uno detrás del otro, pasan por Madumne, Carraço, Castro, Saldaña, Monzón, Torre de Mormojón, Dueñas, Tariego, Cabezón. Y justo cuando están de caza para comer aparece a lo lejos Mudarra y al acercarse dice que viene a vengar a sus 7 hermanos del traidor. Ruy responde que lo hizo porque Lara mató a sus vasallos y quemó sus villas. Llegan a un acuerdo y lucharán sólo ellos dos. Ruy le hiere pero Mudarra le atraviesa con la lanza y cae malherido y pide que liberen a sus caballeros. Gonzalo Gustioz pide que lo lleven vivo a Vilvestre porque su mujer doña Sancha quiere beber la sangre del traidor. Allí Mudarra no permite que doña Sancha lo haga y se decide qué hacer con él, si desmembrarlo, desollarlo, quemarlo, apedrearlo... y ella decide de colgarlo de pies y manos y ser lanceado y despedazado. Aparece doña Lambra pidiendo clemencia pero la acusan de organizarlo todo y la condena, pero ella se va y marcha pobre y desamparada hasta que muere en la sierra de Neila».

1029 Cantar del cerco de Zamora, por un anónimo en España. Romance, cantar de gesta histórico.

1029 Romance de Bernardo del Carpio, por un anónimo en España. Romance, cantar de gesta histórico.

1029 Romance de Fernán González, por un anónimo en España. Romance, cantar de gesta histórico.

Siglo XI Genji Monogatari, por Murasaki Shikibu en Japón. Prosa antigua.

1090 El Cantar de Roldán, por un Anónimo en Francia. Poema épico, Cantar de gesta. La más bella epopeya francesa.

Siglo XII El auto de los reyes magos, por Anónimo en España. Única obra dramática española medieval hasta el momento.

Siglo XII Rubayyat, por Omar Jayyam en Oriente medio. Poesía.

1140 El Cantar de Mío Cid, por anónimo en España. Poesía, cantar de gesta.

1140 La Canción de Guillaume, por un Anónimo en anglo-normando en Francia. Poema épico, Cantar de gesta.

1140 Del amor de Dios, por San Bernardo de Claraval en Francia. Textos religiosos.

1150 Alexiada, por Ana Comneno en Bizancio. Historia.

1160 Flores y Blancaflor, por un anónimo en España. Cantar de gesta.

s. XII Tristán, por varios autores en Normandía, Francia. Novela de caballerías.

1180 Reynard el zorro, por Anónimo en España. Poesía.

1180 Geta, por Vital de Blois en Francia. Comedia elegíaca.

1180 Aulularia, por Vital de Blois en Francia. Comedia elegíaca.

1180 El caballero de la carreta, por Chretien de Troyes en Francia. Novela de caballerías.
«El rey Arturo ha reunido en su corte a sus nobles en una gran comida. De repente un caballero desconocido entra armado y dice que tiene en su poder a caballeros y doncellas que no piensa liberar, pero que sólo lo haría si algún caballero es capaz de seguirle y llevar a la reina Ginebra con él. Sólo el maitre Keu se presta a ir y marchan tras él. Preocupados en la corte, algunos van tras ellos (sir Galván), llegan a un bosque donde ven el caballo de Keu con restos de sangre. Ahora aparece un otro caballero muy fatigado que se baja del caballo y toma prestado uno de sir Galván. Intentar seguirle y cuando le alcanzan ven su caballo caído muerto y grandes despojos de una batalla y a este caballero junto a una carreta con un enano a las riendas que le dice que si quiere ver a la reina Ginebra que monte en la carreta (Subir a una carreta significa escarnio y humillación). El caballero sube a la carreta y Galván les sigue hasta una fortaleza, entran y las gentes les abuchean. En la torre hay una doncella que los lleva a cenar y a dormir. Pero hay una cama libre sólo para el que lo merezca. El caballero valiente se acuesta ahí y a medianoche es atacado por una lanza desde el techo que evita y sigue allí hasta la mañana cuando ven por la ventana un ataud con tres doncellas y la reina Ginebra. Ahora van tras ellos, llegan a un cruce con una cruz y una doncella que les advierte que si continúan sufrirán, nadie vuelve, porque fue Melegante quien apresó a la reina y están en el país del rey Baudemagus donde el camino izquierdo lleva a un puente sumergido y el camino derecho un puente con una espada oculta. Cada caballero toma uno distinto. El caballero de la carreta sufre de olvido, camino sin pensar, llega a una ribera custodiada por un caballero que le advierte que no pase, o beba. Y le ataca, pero el de la carreta lo tira del caballo y deciden justar, luchar con la espada tanto tiempo que el de la carreta se enfada y golpea más fuerte derribándolo, y aparece una doncella pidiendo clemencia. El de la carreta se va y encuentra con una doncella que le ofrece alojamiento a cambio de yacer con ella. A su pesar, por amor a Ginebra, decide aceptar. Mientras cena y se toma su tiempo, la oye gritar y ve a caballeros y lacayos intentando deshonrarla. Los combate y vence. Se trata de una prueba para comprobarsu valía. Finalmente al verse aborrecida, la doncella decide marcharse. A la mañana salen juntos y llegan a una fuente de piedra donde encuentran un peine con los pelos rubios de Ginebra. Continúan hasta encontrarse con otro caballero que quiere tomar a la doncella pero lo acuerdan en la justa en un prado. Hay más gente, y está el padre del otro caballero que convence a su hijo de no justar. Se marchan y llegan a un cementerio donde hay grandes caballeros enterrados, y una losa muy pesada que el que la levante podrá liberar a los que están en cautiverio en el país de donde no sale nadie. El caballero de la carreta la levanta y el monje pregunta su nombre pero él no dice. El monje dice que esa tumba albergará su cuerpo algún día. Se marchan. Tras un rato preguntando la doncella al caballero por su nombre decide abandonarle allí. Él continúa cabalgando mucho hasta que de un bosque sale un cazador que le invita a su casa donde su mujer les dará la cena y hablarán. Y le dicen que a todos los que llegan allí tienen la obligación de quedarse y servir como así pasó a hombres y doncellas que viven ahí, pero el caballero dice que no. Intuyen que él viene a por la reina y que puede liberarles de los que les retienen. El cazador dice que la senda le llevará al Puente de la Espada pero antes ha de pasar por el Paso de las Rocas donde solo cabe uno y está guardado por lanzas y espadas. Dos hijos del cazador le acompañarán. A la mañana temprano llegan al Paso que está fortificado, con un caballero y varios criados con hachas. Justan y el defensor cae muerto pero los criados no le atacan. El hijo pequeño dice que se quedará con él hasta que le haga caballero. Más tarde se encuentran con un hombre que les ofrece albergue en una mansión. Antes de llegar, un escudero sale y les dice que un caballero de Logres ha levantado a todo el país contra los invasores. Entran en la fortaleza pero las puertas se les cierran la salida. Las golpean y huyen al valle donde hay una batalla y se añaden y vencen. Los jóvenes toman los caballos y armas de los fallecidos y combaten y dicen que él es el libertador, el caballero de Logres. Siguen combatiendo de noche, y vencen. Descansan en una casa y por la mañana llegan a un castillo donde una mujer les ofrece hospedaje. Al llegar el dueño les ofrece una fiesta donde hablan y discuten con otro caballero que deciden justar y al ir perdiendo pide piedad, pero aparece una mujer pidiendo su cabeza. Al no saber qué hacer, el caballero de la carreta, decide que combatirán de nuevo. Lo hacen y finalmente le corta la cabeza y se la entrega a la mujer que le promete un favor cuando pueda. A la mañana siguiente llega al Puete de la Espada, una espada grande y poderosa con lanzas a los lados y dos leones al final del puente. El de la carreta se desviste y descalzo cruza hiriéndose pero llegando al final. Desde allí ve una torre bien guardada y al rey Baudemagus que le ha visto pasar y le dice a su bellado hijo que vaya y haga la paz con él y le devuelva a la reina, pero el hijo se niega sin luchar antes. El rey baja y habla al de la carreta que descanse y le dará protección dos semanas y luego combatirá contra su hijo, pero el otro dice que sólo un día. Todas las gentes del lugar se acercan a ver el combate como así la reina que le pide a una doncella que averigüe el nombre del caballero, que es Lanzarote. La doncella grita su nombre y el caballero ve a la reina, cobra fuerzas y combate mejor. El rey pide a Ginebra que no maten a su hijo, y que combatan dentro de un año delante de Arturo y libere a todos los cautivos y a Keu. Así lo pide Ginebra enfadada con Lanzarote sin razón. Lanzarote va en busca de Galván al otro puente. La noticia de la liberación ha corrido por todo el país y salen a agasajarlo. Una de las noticias que llega al castillo es que le han prendido y asesinado. Ginebra se arrepiente, se esconde en palacio y ayuna tanto que la dan por muerta, y Lanzarote lo oye y la llora amargamente pero con el tiempo se enteran de que todo es falso y se alegran, y Lanzarote va a verla al castillo, donde está Key en cama herido y sangrando. Hablan y Lanzarote pregunta por qué le trató así. Ella dice que fue por subirse a la carreta. pero es perdonado. Por la noche consienten en verse en secreto y amarse. Lanzarote allana una ventana y se hiere las manos sangrando, pero se aman. Por la mañana Meleagante ve que hay sangre en la cama de Ginebra y acusa a Keu de fornicar con ella. Keu pide defender su honor y el de Ginebra, pero Arturo se lo prohibe y se lo permite a Lanzarote. Luchan y cuando Meleagante está a punto de morir, su padre Baudemagus pide a Ginebra que pare y así lo hace. Lanzarote decide pide buscar a Galván con más caballeros y se van. Junto al Puente del Agua sale un enano preguntando por Lanzarote, y le siga, pero es una trampa. Los caballeros llegan al puente y salvan a Galván y lo regresan a la corte de Baudemagus. En una cena llega una carta diciendo que Lanzarote está con Arturo. Todos se alegran y los caballeros al llegar allí ven que no está. Con los meses han organizado un torneo por el regreso de Ginebra y muchas doncellas quieren casar. La noticia del torneo llega a Lanzarote que está prisionero en casa del senescal de Meleagante. Le pide a la mujer de la casa que le permita combatir allí y él volverá. Ella le ofrece las armas y escudos de un caballero desconocido. Lanzarote se hospeda a las afueras para no ser reconocido pero uno le ve y mantiene el secreto. Justa como el mejor el primer día, pero Ginebra le dice que juste peor y así él lo hace y la gente se burla y al día siguiente, pero otro día le pide que juste lo mejor y vence, ella ya sabe quién es, pero huye y vuelve a prisión. Pero antes había llegado el senescal y enterado de todo se lo comunica a Meleagante que lo encierra en peor prisión: construyen una torre inexpugnable en una isla cerca de Gorre y una sola ventana. Al cumplir el año, Meleagante llega a la corte de Arturo pidiendo el combate pero nadie sabe dónde está Lanzarote. Una doncella sale a buscarle y le encuentra, le salva y le van curando en una cabaña por el camino. Toma un caballo y llega al combate donde Lanzarote cuenta todo lo que le ha hecho Meleagante, que justa y le cortan la cabeza».

1190 Perceval, o el cuento del Grial, por Chretien de Troyes en Francia. Novela de caballerías.

1190 Quatre fils Aymon o Renaus de Montauban, por un anónimo en Francia. Epopeya francesa, cantar de gesta.

1200 El Cantar Raoul de Cambrai, por un anónimo en Francia. Otra joya de la epopeya francesa.

1200 El Cantar de los Nibelungos, por anónimo en Austria. Poesía.

1220 El Cantar de Gudrún, por un poeta austríaco en Austria. Poesía.

1225 Heimskringla, por Snorri Sturluson en Islandia. Crónicas en verso.

1225 y 1275 Edda, iniciado por Jean Renart / Guillaume de Dole, y después por Jean de Meung en Francia. Poema.

1225 Edda, por Snorri Sturluson en Islandia. Poema nórdico.

1225 a 1280 Roman de la Rose, iniciado por Guillaume de Lorris en 1225 y terminado por Jean Clopinel de Meung en 1280 en Francia. Extenso y famoso poema.

1230 Libre de Alexandre, por Juan Lorenzo de Astorga en el Reino de Castilla. Novela.

1230 El Cantar de los nibelungos, por un Anónimo en Alemania. Poema épico.

1235 Flamenca, por anónimo en Francia. Novela provenzal.

1250 Cantar de Fernán González, por Anónimo en el Reino de Castilla. Poesía, cantar de gesta.

1250 Milagros de Nuestra Señora, por Gonzalo de Berceo en Reino de Castilla. Poesía.

1257 Bostan, por Saadi en Persia. Poesía.

1258 Masnavi, por Rumi en Persia. Poesía.

1265 El milagro de Teófilo, por Rutebeuf en Francia. Poesía.

Siglo XIII Calila y Dimna, por Anónimo en Arabia. Poesía.

1270 a 1282 Cantigas de Santa María, por Alfonso X 'el sabio' en España. Composiciones líricas para música.

1270-1290 Saga de Njál, por Anónimo en Islandia. Sagas, poesía.

1276 Rimas, por Guido Guinizelli en Italia. Poesía.

1280 Fabliaux, por Rutebeuf en Francia. Poesía.

1290 Mocedades de Rodrigo, por un anónimo en España. Cantar de gesta.

1274 a 1344 Crónica general de España, por Alfonso X 'el sabio' y otros en España. Historia de España en prosa.

1292-1293 Vida nueva, por Dante Alighieri en Italia. Poesía lírica.

1295 Gran conquista de Ultramar, por un anónimo en España. Prosa histórica.

Siglo XIII Stabat Mater, por Jacoponte da Todi en Italia. Poesía.

1300 Libro del cavallero Zifar, por el arcediano de Madrid Ferrand Martínez en España. Primera gran novela de caballerías.

1307 Divina comedia, por Dante Alighieri en Italia. Poesía.

1324 El libro de las Maravillas, por Marco Polo en Siria, Persia, China. Crónicas de viajes en prosa.

1330 Libro de Buen Amor, por Juan Ruiz, el arcipreste de Hita en España. Poesía de verso largo.

1335 El conde Lucanor / El libro de Patronio, por Don Juan Manuel en España. Cuentos en verso con moraleja.

1336 Cancionero, por Petrarca en Italia. Poesía.

1343 Libro de Buen Amor, por Arcipreste de Hita en Reino de Castilla. Extraordinario poema.

1350 Curial e Güelfa, por un escritor anónimo en España. Novela de caballerías.

1353 El Decamerón, por Boccaccio en Italia. Cuentos en prosa.

1378 a 1403 Rimado de Palacio, por el canciller Pedro López de Ayala en España. Textos religiosos cristianos, místicos y filosóficos.

1380 Sir Galván y el caballero verde, por un escritor anónimo en Inglaterra. Novela de caballerías artúricas.

1380 a 1400 Cuentos de Canterbury, por Geoffrey Chaucer en Londres. Maravillosos y divertidos cuentos en prosa.

1399 Los trescientos cuentos, por Franco Sacchetti en Italia. Cuentos en prosa.